El aquí y ahora en el diseño de logo

Por Raúl Plancarte
Edición de textos: Christian Núñez

El tiempo—bandera que expresa y valora el cambio—nos despierta cierto protagonismo. Somos parte del proceso creativo mundial. El cambio es ahora. Estar en tendencia ya no es algo temible, sino el último valor. Los límites del espacio-tiempo se diluyen constantemente. Las propuestas, menos lineales y unidireccionales, incorporan el cambio a nuevos ambientes y experiencias. 

Los objetos, antes asociados al desgaste y lo irreversible, dan paso al terreno de las marcas y logotipos. Nuestra conciencia colectiva, entre libros, pinturas, fotografías y vestigios, también evolucionó. El diseño—su mensajes y posibilidades de uso—toma directrices menos ortodoxas o académicas, a favor de la simplicidad y la funcionalidad. Terreno ganado.

Selfies, memes, íconos, stickers son síntomas generacionales. Un mundo de imágenes reclaman tu atención. Hoy, la competencia de un diseñador de marcas no es contra sus colegas. Pensarlo así es tener una visión muy corta. No obstante, sabes que estás frente a un gran logo desde el primer momento. Sobresale entre el caos visual. Es memorable, simple, directo. 

De ser el rostro público de una empresa, un logo ahora pertenece a la cultura popular. En Todayslogo, sin atender a clientes formales, exploramos un nicho de inspiración y entretenimiento. Nos acercamos a propuestas de carácter personal e individual desde las emociones, incluso desde las reacciones temperamentales. Significados distintos. Contextos recientes.

Alina Wheeler, autora de Designing Brand Identity, dice sobre el diseño del logotipo de Amazon: «La flecha cubre dos funciones: una sonrisa que transmite la idea de servicio al cliente amigable y conecta la “a” a la “z” porque Amazon ofrece todo, de la A a la Z. Todo está ahí.» 

Diseñar de manera efectiva no es sencillo. Requiere de cierta estrategia, capacidad consciente en la técnica y un contenido sólido. Tales ingredientes generan afinidad ante la audiencia en la que deseamos triunfar aquí y ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *